Super Trolley – Amstrad CPC 1988

En la corta historia del videojuego, algunas veces, de ideas aparentemente aburridas se han logrado crear juegos divertidísimos. Otras veces, de conceptos a priori frescos y sugerentes se han obtenido juegos ramplones y ponzoñosos. Pero el caso que nos ocupa riza el rizo queridos lectores. Este es el análisis de un juego que, partiendo de un concepto aburrido y para nada apetecible, termina siendo lo esperado, una puta basura que no puede cojerse ni con pinzas. ¿Quereis conocerlo? ¿No? La verdad, ya me lo esperaba…
Super Trolley carga

Si, a nosotros también se nos pondrá cara de muñeca hinchable de 20€

Bien, cargamos el truño y lo primero que nos da la bienvenida es una frenética pantalla de carga que es, en cierto modo, un homenaje a esa económica muñeca hinchable que tanto jugo ha dado históricamente en las despedidas de soltero. ¡No os dejeis engañar! Aquí parece que el hombre va subido en un carro supersónico a no menos que Mach3, pero os aseguro que podeis guardaros los reflejos de ninja para otra ocasión porque aquí, desde luego, que no los vais a necesitar.
Super Trolley estantes

Puedes haber jugado a muchos “Need for Speed”, pero ¿a que nunca has desbloqueado un carro como este?

Venga, que ya tenemos ganas de ponernos en la piel de el encargado reponedor de un súper de barrio. ¿Eh? ¿No os parece un planazo? Pues aún menos os lo va a parecer cuando, tras redefinir teclas, os pongais al mando del agrio personaje. Ahí va la primera misión: reponer pastel de la estanteria correspondiente, que no queda. ¡Ala! ¿Y que armas vamos a llevar? ¿un AK-47? ¿un bazoca? ¿un helicóptero Apache? ¿la portal gun? Noooo… un carrito de la compra, de los corrientes, de los que siempre tienen papeles en el fondo y un trozo de lechuga.

Aquí está ElDorado de los reponedores: la estantería de los pasteles. ¿Que os parece igual que las otras? Aisss… es que no os fijais en los detalles… xD

Empezamos a manejarnos por el isométrico supermercado buscando la estanteria de los pasteles. Todas son iguales pero cuando nos acercamos pone el nombre del contenido en el menú inferior. El tio baranda se mueve con la gracia de un moai, a una velocidad que a veces me llega a parecer negativa. Para acabarlo de adobar, montones de viejas pellejas se nos cruzarán con sus carros provocando… nada, provocando nada, solo nos quedaremos parados y ya está. Los personajes no tienen animación, son como mojones llevados a lomos de hormiguitas. Es como un zombi supermarket, aquí no hay vida, y aún peor: nos consume la nuestra. Encontramos la estanteria después de topar con mil viejas y mirar mil estantes. Es soporífero, cogemos algo del carro -o eso parece- y lo ponemos en el estante. ¡Uau! ¡Conseguido! ¡Mi corazón palpita aceleradamente de la experiéncia!
Super Trolley latas

¡Qué catástrofe! ¡es el apocalipsis! ¡el ARMAGEDON! ¿Como vamos a salir de esta situación límite?

Pero aún tenía que pasar lo peor: al final de un pasillo topamos con la clásica torre de latas y la tiramos al suelo ¡Horror! ¡El jefe se enfadará! Con una rutina de detección de objetos y un movimiento tosco y repelente, procedemos a montarla de nuevo lo que nos lleva no menos de 10 minutos de frenesí reponedor. Total, para volver a tirarlo sin querer cuando estaba recién montado. Medito unos instantes qué hacer… ¿vuelvo a montar la torre de latas ó me doy un martillazo en un dedo? No tardo en decidirme, y en unos instantes regreso al Amstrad con el dedo visiblemente contusionado.
Super Trolley cajeras

Esa cajera… ¿no es la bruja del Cauldrón? Da igual… ¡guapa! ¡macizorra!

Doy unos cuantos paseos pasillo arriba, pasillo abajo, intentando buscar la cálida palmadita en la espalda del jefe y que me diga “muy bien Don Cebrián, muy bien…” pero no encuentro a nadie. Sólo viejas y cajeras con cara de bruja, todas muertas, inmóviles. Tras 5 minutos descubro al fin la única tecla que da paso a la diversión en este juego y la presiono: POWER OFF. La pesadilla ha terminado y aunque sé que estareis preocupados por mi, os juro que lo superaré, de verdad. No dejaré que esto me afecte muahahaha! MUAHAHAHAAA!!!

2 pensamientos en “Super Trolley – Amstrad CPC 1988

  1. Juas… este no lo conocía!!!! :D a por él que voy de cabeza!! :D , jejejjee muy bueno Dany, pensaba que lo había visto todo, pero lo de este juego no tiene precio. Además… veo en las pantallas que pone “monday” y “week 1″ … para que luego haya gente que se queje de sus trabajos, la vida de Don Cebrián debe de ser muy emocionante…. todo el día rodeado de viejas y brujas… menuda vida tio jajaj :D

  2. ¡Adelante, dale caña! A ver si cuando llegas al día 30 te pagan algo. O te sale un temible enemigo final como un bebé que, desde el carrito, va tirando todo producto que se le pone a tiro.
    Igual hasta es como Animal Crossing y cambia según la estación del año ¡qué se yo! Yo jugaría más, pero mi medico dice que nanay, que esto es demasiado fuerte… xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *